DÍA DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA EN CALZADA DE CALATRAVA

¡¡QUE HISTORIAS!!


"Mi cuerpo es mío" de la compañia LA JARANA interpretaron LIGAZÓN de Valle-Inclán en el Centro Cultural "Rafael Serrano"

Contamos con la presencia del Sñr. Alcalde y algún que otro concejal. Es bueno decirlo, pues no siempre es así.

Luis Molina López, fundador del CELCIT en 1975 y Director artístico del Festival de Calzada nos habló de esta compañia y volvió a transmitir sus deseos de ver el teatro, de 400 butacas, lleno algún día.

Conviven madre e hija en una venta situada en un cruce de caminos gallegos. Aparece la celestina, La Raposa, que propone un trato a su sobrina: por una gargantilla se acostará con el jaque rico del pueblo. La madre entra en el negocio y entre tía, madre y sobrina se forma una discusión tal que la Mozuela advierte de que si tratan de meter al rico en su alcoba, dormirá "con las tijeras ocultas bajo la almohada". La madre quiere convertir el cuerpo de la Mozuela en un negocio económico.

La mozuela es virgen, pues quiere entregar su flor con la persona a quien ama y no ser prostituida por una alhaja. La brujería está presente en la obra con la joven bruja que usa sus poderes para sus intereses. Desea que aparezca un mozo para ampararla y ahí entra en escena el afilador, casado con otra mujer.

El afilador es embrujado por la joven. Ella ve en él el hombre perfecto para que le ayude en su intención de asesinar al jaque. El afilador, tan inocente, afila las tijeras cegado por la belleza de la joven y queriendo entrar en relaciones con la moza.

La noche de San Juán llenará aún más de misterio la obra. La joven redacta con detalle todo lo que aconteció el viaje de éste cegando al joven no con su belleza sino con la brujería.

Llega el sacramento. La unión que consiste en "chupar cada uno la sangre del otro, al borde de sendas heridas". Los dos jóvenes pactan luchar contra el sino socio-económico impuesto por su sociedad, el matrimonio en el caso del Afilador, el comercio sexual en el de la Mozuela. Al unir sus sangres, los dos reivindican su derecho a escoger libremente entre los caminos que se abren ante ellos.

La obra da un giro de 360º convirtiendo al joven afilador de Galán a complice de la atroz obra de la joven. La Mozuela pasa de ser una sirena que cantaba por las noches a convertirse en una despiadada serpiente.

Termina la obra con el atroz asesinato del jaque por parte de la joven quedándose satisfecha de su obra y engañando a los dos hombres.

Tras la historia, las tres jóvenes que interpretaban a los personajes de madre, tía y moza, sirven en sus copas tequila para brindar por la mujer y por sus deseos de libertad con el pueblo de Calzada de Calatrava.




Hoy, en la Plaza de España de Calzada GRATIS (porque a muchos si no es así no asisten al teatro) la obra "La vida es sueño" por la compañía NAREA de C.Real.

Comentarios