SALVADOR DEL MUNDO 2020

DEPORTISTAS SIN LIGA Y SIN PROCESIONES

Jonatan Garceso, componente de la A. M. Santa Cecilia de Calzada describe su pesar al no poder participar en la Semana Santa
Deportista y participante activo en la Semana Santa





Los deportistas viven este periodo de confinamiento por la crisis del coronavirus sin competiciones, entrenando como pueden en sus casas y con la incertidumbre de qué ocurrirá con las Ligas, dando a la vez prioridad a la salud. Muchos de ellos, además, están pasando estos días con algo más de aflicción, la que les provoca no participar como año tras año hacen con sentimiento en las procesiones de Semana Santa.

El futbolista Jonatan Garceso, el jugador de balonmano Álex Abad, o el ex jugador de fútbol sala y ahora entrenador Rodrigo López, son algunos ejemplos de ellos, a los que el COVID-19 ha privado del deporte y también este año de la participación activa en su pasión cofrade.

Garceso, muy vinculado a esta pasión

Jonatan Garceso es defensa central en el CF La Solana. Es un jugador más, pero es un jugador atípico y más todavía llegando estas fechas tan señaladas para él como es la Semana Santa. Su educación en el colegio Nuestra Señora de la Merced de Miguelturra le inculcó muchos valores religiosos. Y es que Garceso, año tras año, vive de manera especial la Semana Santa; de costalero a capataz y de hermano de una cofradía a su pasión por la música y la corneta. Pero siempre teniendo muy presente a la hermandad y a su Jesús Nazareno de Miguelturra.

Pura pasión “De siempre he vivido mucho la Semana Santa. Estudié en el colegio Nuestra Señora de la Merced y ahí nació mi pasión. La verdad es que siempre he estado muy vinculado a este mundillo. Fui costalero de Jesús Nazareno y la Piedad, en Miguelturra. En Ciudad Real también fui costalero del Nazareno de San Pedro y de la Amargura. Además, estoy en la banda de música de Calzada de Calatrava y colaboro con la de Miguelturra. Toqué muchos años en Santo Tomás, en la Piedad… Actualmente no puedo salir de costalero por el tema del fútbol, pero he pasado al cuerpo de capataz de Antonio Arenas, con el Nazareno de Miguelturra”, explicaba el jugador de La Solana.

En este sentido, hablaba de su pasión por la música cofrade. “Toco la corneta en Calzada con la banda de música. En Ciudad Real, el domingo de Ramos con la Salud y el martes santo con la Virgen de la Esperanza. Con la de Miguelturra tocamos el viernes de Dolores con la Perchelería y el miércoles santo con la Flagelación y la Virgen del Consuelo. Está claro que este año se ha parado todo pero, estos años de atrás, no paraba desde el viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección”.

Preguntado cómo podía gestionar el tiempo entre fútbol y Semana Santa, el jugador se sinceraba entre risas asegurando que “esto me gusta muchísimo desde siempre. Siempre intentas calcular las amonestaciones para cumplir los partidos en estas fechas, pero el que me conoce sabe muy bien lo que significa la Semana Santa para mí. Teniendo salud, hago lo que haga falta”.En estos días donde la mayoría de los jugadores se levantan, se ejercitan, sacan al perro y juegan a la Play, el defensa de La Solana es distinto: “Me levanto y veo ‘Lo que puso ser…’, un canal de YouTube que da la Semana Santa como si fuera en directo y así me quito el mono. Luego, por la tarde, después de entrenar, saco la corneta y me lío a tocar un poco para matar el gusanillo. La verdad es que en estas fechas siento nostalgia”.

Fuente: Lanza digital

Comentarios