SALVADOR DEL MUNDO 2020

RUTA DE LA PASIÓN CALATRAVA 2020

La suspensión de la Ruta de la Pasión Calatrava provocará la perdida del 30% a los establecimientos hosteleros
Se ha pasado de tener un 90%  de plazas reservadas a 0



Este miércoles los ‘armaos’ del Campo de Calatrava habrían terminado de pulir sus corazas, los cornetas de afinar el instrumento y los tambores de tensar las membranas. Todo a punto para arrancar su semana grande: la Ruta de la Pasión Calatrava, un espectáculo religioso y social que trasciende el ámbito religioso para escribir una de las páginas más sentidas de la comarca. Un recorrido por los municipios de Aldea del Rey, Almagro, Bolaños de Calatrava, Granátula de Calatrava, Miguelturra, Pozuelo de Calatrava, Torralba de Calatrava, Valenzuela de Calatrava, Moral de Calatrava y Calzada de Calatrava.
Este año no habrá procesiones, no se llenarán las calles, no vendrán visitantes y los calatravos tendrán que vivir una de sus tradiciones más queridas desde su hogar.

La suspensión de la Ruta de la Pasión Calatrava y la inactividad turística de esta primavera, la mejor para la comarca del Campo de Calatrava, supondrá una pérdida de entre el 20 y el 30 por ciento de la facturación de los establecimientos hosteleros. “Es un golpe durísimo”, explica la presidenta de la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava, Gema García, y es que “hemos pasado de tener reservado un 90 por ciento de las plazas hoteleras a cero”.
Es un duro golpe a la economía de la comarca, que necesitará de apoyo institucional para lograr superarlo.
Cada edición de la Ruta de la Pasión Calatrava comienza a prepararse a finales de enero, después de Fitur, y se intensifica tras el Carnaval. Para este 2020 ya se había preparado el acto de presentación de la fiesta, que este año sería en Bolaños de Calatrava. Aunque con el panorama que se iba preparando desde finales de febrero y principios de marzo, se anularon actividades programadas, no se editaron todos los folletos informativos previstos y, de hecho, no se llegó a elaborar el cartel de la ruta.
Ante la situación actual, el deseo es una rápida vuelta a la normalidad y que las consecuencias entre la población de Campo de Calatrava sean los menores posibles. En este sentido, la Asociación descarta «recuperar» la Semana Santa en fechas posteriores. «La Semana Santa se tiene que celebrar en sus fechas, lo que sí nos estamos planteando sería realizar un acto de homenaje a las cofradías y bandas», concluyó Gema García.

Fiesta de Interés Turístico Nacional
Desde 2016 la Ruta de la Pasión Calatrava es una fiesta de interés turístico nacional que durante las últimas dos décadas, a base de esfuerzo y dedicación, ha ido ganando poco a poco un espacio entre los destinos de Semana Santa.
En esta ruta se propone al visitante un itinerario de cinco días de duración estableciendo un compendio de las principales actividades desarrolladas desde el Miércoles Santo hasta el Domingo de Resurrección, realzando el ritmo, la luz, el color, los aromas y el fervor en las calles repletas por las más de cincuenta cofradías y veinte bandas de música que, activamente, participan en esta explosión de sentimiento popular, donde lo religioso y lo profano se funden hasta plasmar una de las celebraciones más singulares de la comarca que, año tras año, atrae a miles de visitantes.
Además del valor que supone para los propios calatravos su Semana Santa, la anulación de la misma por la pandemia de coronavirus supone un importante revés económico para la zona. En especial para los establecimientos hosteleros, que pierden unos días de lleno en bares y restaurantes y en los alojamientos, que representan una de las principales motivaciones por las que la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava se afana en una cada vez más atractiva Ruta de la Pasión Calatrava. El año pasado la ocupación hotelera en la comarca superó el noventa por ciento.
No se podrán encontrar en la calle, pero estos días, incluso más aún por el confinamiento, las cocinas calatravas huelen a dulce. A las tradicionales torrijas se suman los rosquillos, la roscapiña, los barquillos y las flores de Calatrava. Con el olor del azúcar y la canela de fondo, tampoco se olvidan los platos típicos en los que el bacalao tiene un protagonismo especial junto a los potajes.
No se verá el caracol de los armaos en los próximos días. Solo queda recordarlo y esperar con ilusión que la Ruta de la Pasión Calatrava de 2021 llegue con normalidad.
Fuente: lanzadigital

Comentarios