SALVADOR DEL MUNDO 2020

HISTORIA NEGRA DE CALZADA DE CVA.

-
El 25 de Febrero de 1838 se produjo uno de los episodios más sangrientos de las guerras carlistas teniendo gran repercusión en Calzada de Calatrava cuando la partida del guerrillero don Basilio incendió su iglesia parroquial, donde se habían refugiado alrededor de 400 personas, entre soldados milicianos nacionales, numerosas mujeres y niños, debido a que gran parte de la población se inclinó por el bando Carlista. Según Madoz, murieron 163 personas que "se defendieron heroicamente muriendo como nuevos numantinos, siendo presa de las llamas todo ese crecido número de españoles de uno y otro sexo, dignos de mejor suerte y eterna alabanza".

¿Para cuando algo simbólico sobre este hecho?




Ntra. Sra. Santa Mª del Valle,
“La gran desconocida y olvidada”


Andrés Mejía Godeo

Entre el último cuarto del siglo XV y primero del XVI, se realizaron las obras de la iglesia parroquial de Calzada de Calatrava, lo que en un principio se pensaba sería una iglesia para el asentamiento en la villa de un convento de frailes franciscanos, según consta en el informe elaborado por el arquitecto titular del Arzobispado de Toledo para la construcción de un nuevo templo (en sustitución de la “Iglesia Quemada”) a mitad del siglo XIX. La construcción de la parroquia iniciada en los últimos años del reinado de los Reyes Católicos y terminada durante el gobierno en España del Cardenal Cisneros, pasó a llamarse bajo la advocación de Nuestra Señora Santa María del Valle.



La imagen de la Virgen del Valle, pasó de esta forma a presidir el altar mayor del nuevo templo parroquial que tomó su propio nombre. Sin embargo tanto la imagen de la Virgen como la iglesia parecían destinadas a su extinción y desaparición, marcados por la indiferencia de sus feligreses y los diferentes sucesos que se fueron produciendo en los siglos posteriores.
Durante el siglo XVII la población de Calzada, fundó algunas cofradías a Ntra. Sra., dedicadas al fervor de las advocaciones de la Virgen del Remedio con ermita incluida, la Virgen del Rosario y Ntra. Sra. de la Asunción; estas dos últimas con sus altares colaterales del altar mayor en la propia iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Valle, adornados con retablos dorados, incluyendo incluso los gastos propios de la cofradía en las cuentas parro-quiales a través del mayordomo nombrado por el párroco y el alcalde de la villa.
En el año 1659 se produjo un incendio en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Valle, donde el retablo mayor y las imágenes salieron muy mal paradas, reconstruyéndose gran parte de su interior, tal como lienzos, retablos, ornamentos y levantar desde su base la torre de la iglesia, obra finalizada el 11 de noviembre de 1668. Hacia la imagen de Ntra. Sra. del Valle sólo destacar el silencio y la indiferencia de la población, que volcaba su devoción hacia las advocaciones de la Virgen del Remedio, Rosario y Asunción. Es muy probable que la imagen de Ntra. Sra. del Valle, después de las obras, pasase a un segundo plano en algún altar lateral, cediendo el puesto en el retablo mayor a Ntra. Sra. de la Asunción.
En el siglo XVIII se construye otra ermita dedicada a la Virgen bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Soledad y convento de los padres capuchinos, por iniciativa de doña Beatriz Carrillo y secundada por toda la vecindad y autoridades de la época, debido a la gran devoción a dicha imagen, de gran tradición en la Semana Santa calzadeña.
En la descripción de los pueblos ordenadas por el Cardenal Lorenzana, don Pedro Gaona de la Calle presbítero de Argamasilla de Calatrava, en sus respuestas con fecha 20 de abril de 1785, describe un relato sobre la imagen de Ntra. Sra. del Valle de Calzada, “…hallándose de cura rector de la iglesia parroquial de la villa de La Calzada…frey don Juan Gutiérrez del hábito de Calatrava y natural de esta villa, entre otras imágenes que en aquella iglesia se veneraban, era una de Ntra. Sra. del Valle, la cual, o por ser muy antigua, o por otro accidente, [incendio de 1659] estaba su rostro indecente y toda ella falta de barniz, cuyo estado reconocido por el visitador eclesiástico, le mandó a dicho cura enterrase o quitase de en medio aquella imagen porque no estaba en estado de darle culto, y que esto lo hiciese con recato por evitar el escándalo de la feligresía. Ejecutólo así el cura sin más noticia que la de su sacristán que lo presenció todo”. Sólo al cabo del tiempo, y debido a la aparición de la Virgen del Socorro que se extendió por toda la comarca, la población de Calzada echó en falta la imagen de Ntra. Sra. del Valle; creyendo que les había sido robada por la vecina villa de Argamasilla, entrando en litigio ante la Real Chancillería reclamando dicha imagen. Todo quedó aclarado con el testamento del propio cura párroco, al hacer mención en el mismo del “enterramiento de la imagen de Ntra. Sra. del Valle”.
A principios del siglo XIX, los altares colaterales del altar mayor habían cambiado con respecto al siglo XVII y gran parte del siglo XVIII, perteneciendo ahora uno a la Virgen del Carmen de gran devoción en aquella época y el otro al Santísimo Cristo del Sagrario, que anteriormente residía en la parte posterior, cercano al coro y la torre de la iglesia.
Durante la primera guerra carlista, el lunes 26 de febrero de 1838, la iglesia parroquial Ntra. Sra. Santa María del Valle es incendiada y destruida, pasando la ermita de Ntra. Sra. de los Remedios a desempeñar las funciones de parroquia interina, que sería definitiva. Ante el lamentable abandono y olvido durante casi un siglo por parte de las autoridades, no sólo no se reconstruyó la antigua iglesia parroquial, sino que fue totalmente demolida entre los años 1921 y 1922. En los libros parroquiales durante la segunda mitad del siglo XIX, el título de la ermita parroquia fue derivando poco a poco hacia el nombre actual, primero como “iglesia parroquial de la Asunción Ntra. Sra. del Valle” y en 1898 como de “Ntra. Sra. de la Asunción”, tomando oficialmente este nombre en la consagración del nuevo templo el 26 de junio de 1926. En un inventario parroquial del año 1864 la imagen de Ntra. Sra. del Valle estaba en un altar lateral de la ermita parroquia. En otro inventario del año 1905, la imagen figura relacionada en un altar portátil ubicada en un extremo lateral a la entrada de la iglesia. En julio de 1936 fue destruida junto a otras muchas imágenes. Terminada la guerra civil fueron reconstruidas casi todas las imágenes que existieron antes de la guerra, excepto la de Ntra. Sra. del Valle. Desapareciendo con ella parte de las peculiaridades de aquellos primeros “cristianos viejos”, pobladores de las villas del Campo de Calatrava, que trajeron con la reconquista sus tradiciones, sus creencias y sus devociones de las diferentes poblaciones de los valles y montañas del norte de la península, y entre ellas la desaparecida de la Virgen calzadeña bajo la advocación de Ntra. Sra. del Valle.

Fuente: "La Comarca de Puertollano"

-

Comentarios